LAS ARMAS DE PRECISIÓN, LA RUPTURA DEL EQUILIBRIO ESTRATÉGICO Y EL SISTEMA DE ATAQUE GLOBAL INMEDIATO DE LOS ESTADOS UNIDOS

Las relaciones internacionales se encuentran sumidas actualmente en un estado de casi descontrol, tanto a nivel geopolítico como en el análisis intelectual de los fenómenos que se están sucediendo de forma cada vez más acelerada. Por un lado, existen actores no estatales que disputan directamente espacios territoriales a los Estados, y no solo en el caso de Estados débiles o fallidos, sino también se enfrentan a potencias regionales o grandes potencias en un nuevo tipo de conflicto bélico que se ha denominado asimétrico. Los casos más patentes son el enfrentamiento global que ha sostenido los Estados Unidos contra Al-Qaeda durante más de una década, las luchas entre Hizbollah y Hamás contra Israel o, más reciente, el enfrentamiento de grandes proporciones entre una coalición internacional liderada por los Estados Unidos y el autoproclamado “Estado Islámico de Irak y Siria” en Oriente Medio. En el conflicto asimétrico el objetivo de los grupos armados no estatales no es derrotar a los ejércitos que se les oponen, lo que es imposible desde un punto de vista militar, sino causarles el mayor número de bajas posible. Para dar respuesta a estos desafíos desde los años noventa del siglo pasado las fuerzas armadas de las grandes potencias se centraron en el desarrollo y obtención de sistemas de combate que les permitieran golpear más rápido, más lejos y con mayor precisión. Estas premisas fundamentaron lo que se dio en llamar la Revolución en los Asuntos Militares, lo que planteó el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld bajo la Administración Bush cuando propuso su enfoque de la Transformación en el Informe de la Comisión homónima en julio de 1998[1], la forma en la que se planificaron más adelante las intervenciones militares en Afganistán (2001) e Irak (2003) y, también, la base de los problemas que han tenido que enfrentar los Estados Unidos en ambos conflictos bélicos[2]. Esta manera de ver el combate implica un cambio en la forma de hacer la guerra puesto que la precisión supone que ya no habrá ninguna necesidad de devastar el territorio enemigo ni de destruir a su población. Como ya adelantaron los Toffler a finales de los ochenta[3] y ha reiterado Friedman[4] recientemente, la clave en la guerra en el siglo XXI será la precisión, y esta visión conceptual se extiende desde el escenario táctico al ámbito estratégico. Es precisamente en este ámbito donde los Estados Unidos están avanzando hacia la obtención de un sistema de ataque estratégico con capacidad para batir cualquier objetivo en el planeta en menos de una hora. Ya en 2003 el Departamento de Defensa encomendó a la Agencia de Desarrollo de Proyectos Avanzados de Investigación de la Defensa (DARPA) y a la Fuerza Aérea el estudio técnico de un sistema de vehículos hipersónicos que operaran desde el territorio continental americano. Esta propuesta se plasmó en dos proyectos comunes en el marco del programa denominado Prompt Global Strike. Las especificaciones técnicas establecían el desarrollo de un sistema hipersónico no tripulado definitivo que alcanzaría una velocidad de 20 mach a grandes altitudes de forma que le permitiría volar 17.000 kilómetros en menos de dos horas transportando una enorme carga de combate de 5.500 kilos[5] -parece que en este punto existía consenso en que la carga de combate fuera convencional y no nuclear, aunque los desarrollos que se iniciaron en Rusia aproximadamente por estas mismas fechas lo hicieron a partir de ojivas nucleares hipersónicas diseñadas para cohetes estratégicos-. El prototipo del primer vehículo hipersónico denominado HTV-1 estaba previsto para septiembre de 2007 pero el proyecto fue cancelado. El segundo vehículo HTV-2 se lanzó el 22 de abril de 2010 desde un cohete Minotaur IV desde la base aérea de Vandenberg en California. Esta arma realizó un vuelo de nueve minutos de duración que fue seguido por ingenieros de los distintos departamentos implicados en el programa –la NASA, el Centro de Sistemas de Misiles y del Espacio, el Laboratorio Nacional de Sandia, el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea- y de Lockheed Martin. Según informó un portavoz de la DARPA en noviembre de 2010, el HTV-2 se perdió en vuelo sobre el océano debido a un fallo en el software de la misión[6]. Un segundo prototipo del HTV-2 voló el 11 de agosto de 2011 y también se perdió tras un vuelo de similares características[7]. Estos fallos determinaron la ralentización del programa que se vio afectado también por las restricciones presupuestarias que impuso al Departamento de Defensa la Administración Obama. Por su parte, el vehículo HTV-3X fue cancelado en octubre de 2008 al no disponer de fondos presupuestarios adicionales[8]. De forma paralela, desde 1999 la NASA también había estado trabajando en vehículos espaciales no tripulados, estudios que se plasmaron en el desarrollo de un avión espacial denominado X-37B destinado a probar nuevas tecnologías en vuelo durante su estancia en órbita y de reingreso en la atmósfera. El programa fue transferido en 2004 al Departamento de Defensa –en paralelo con el inicio del programa Prompt Global Strike- y actualmente sabemos por fuentes abiertas que desde entonces se han realizado al menos tres misiones de larga duración en 2010, 2011 y 2012[9]. Sin embargo, el desarrollo de armas espaciales hipersónicas todavía se encuentra en fase inicial y hasta que se dispongan de las tecnologías necesarias pasará bastante tiempo. Por ello, el Departamento de Defensa ha puesto en marcha el programa LRS-B como solución interina con la finalidad de dotarse de una flota de entre ochenta y cien bombarderos tripulados de largo alcance que sustituyan a los B-52H, B-1B y B-2 actualmente en servicio con una partida presupuestaria inicial de 300 millones dólares en 2013 y 6.300 millones hasta 2017 para la fase de desarrollo –precisamente lo mismo que anunció Rusia con el programa PAK-DA-[10]. Pero no hay que perder de vista una cuestión fundamental que puede llegar a alterar el equilibrio estratégico: las potencias emergentes también realizan fuertes inversiones en programas espaciales, lo que ha dado lugar a que se hable de una segunda carrera espacial[11], y China en concreto también ha estado trabajando en un vehículo hipersónico no tripulado denominado Wu-14. En este sentido, no se deben obviar las declaraciones el Comandante de las Tropas Espaciales de Rusia el 27 de septiembre de 2007 cuando enfatizó que “si alguna nación coloca armas en el espacio, también habrá armas de respuesta”[12]. Pero como ocurrió en 1945 con la posesión de las armas atómicas, el desarrollo de vehículos hipersónicos y sistemas espaciales no tripulados dotará a los Estados Unidos de la capacidad para batir cualquier instalación militar, de mando y control o industrial en cualquier parte del mundo en todo momento, así como la posibilidad de realizar ataques preventivos sin posibilidad de respuesta por parte del adversario, salvo en el caso de Rusia que dispone de capacidad de represalia masiva con sus Fuerzas de Disuasión Nuclear


[1] Davis, P.: Military Transformation? Which Transformation, and What Lies Ahead? RAND Corporation. Santa Mónica, 2010, en: http://www.rand.org/pubs/reprints/RP1413
[2] Véase Biddle, S.: Afghanistan and the Future of Warfare: Implications for Army and Defense Policy. US Army Strategic Studies Institute. Carlisle, 2004; Kaplan, L. y Kristol, W.: The War over Iraq. Saddam´s tyranny and America´s mission. Encounter Book. San Francisco, 2003
[3] Las guerras del futuro. Plaza y Janés. Barcelona, 1994 (trad.de War and anti-War: Survival at the dawn of the 21st Century. Little Brown. Boston, 1993).
[4] Los próximos cien años. Ediciones Destino. Barcelona, 2010 (trad. de The Next 100 Years. A forecast for the 21st Century. Random House. Nueva York, 2010).
[5] “Propulsion, materials tests successes put positive spin on Falcon prospect”, Aviation Week and Space Technology, 22 de julio, 2007, en http://www.globalspec.com/reference/15449/121073/propulsion-materialstest-successes-put-positive-spin-on-falcon-prospects
[6] “Pentagon to test 2nd near-space strike craft”, The Washington Times, 25 de diciembre, 2010, en http://www.washingtontimes.com/news/2010/nov/25/pentagon-to-test-2nd-near-space-strike-craft/
[7] DARPA loses contact with HTV-2”, Flight Global, 11 de agosto, 2011, en http://www.flightglobal.com/news/articles/darpa-loses-contact-with-htv-2-360647/
[8] Así se indica en Woolf, A.: Conventional Prompt Global Strike and long-range ballistic missiles: background and issues. Congressional Research Service Report. Washington, 10 de enero, 2013, en https://opencrs.com/document/R41464/
[9]400 días de misión secreta de un avión espacial de EE.UU.”, Infoespacial, Madrid, 2 de febrero, 2014, en http://www.infoespacial.com/?noticia=400-dias-demision-secreta-de-un-avion-espacial-de-eeuu
[10] Dorr, R.: “New USAF chief faces hardware challenges”, Combat Aircraft, núm. 8, 2012, pp. 38-39.
[11] Así entre otros Gaillard-Sborowsky, F. et al.: Analyse comparée de la stratégie spatiale des pays émergents: Brésil, Inde, Chine. Étude de l´IRSEM 15. IRSEM. París, 2012, en http://www.defense.gouv.fr/content/download/165789/1779553/fi le/Etude15-2012.pdf>; Hoey, M. y Johnson-Freese, J.: “Militarizing Space with U.S. help”, Foreign Policy Focus, 2010, en http://fpif.org/india_militarizing_space_with_us_help/
[12]Rusia dará respuesta adecuada a las armas en el espacio extraterrestre”, Ria-Novosti, Moscú, 27 de septiembre de 2007, en http://sp.ria.ru/news/20070927/81270810.html

EL EJÉRCITO DEL AIRE ESPAÑOL TAMBIEN SUSPIRA POR EL A-330MRTT

En la entrada de julio de 2013 titulada LA RENOVACIÓN DE LAS CAPACIDADES DE PROYECCIÓN ESTRATÉGICA DEL ARMÉE DE L´AIR indicamos que el Ejército del Aire francés suspiraba por el avión europeo de transporte estratégico y repostaje en vuelo Airbus A-330MRTT para sustituir a los vetustos C-135FR de las Fuerzas Aéreas Estratégicas en la vital función de repostaje en vuelo de los cazabombarderos de ataque nuclear. Estas aspiraciones se han visto colmadas por la autorización del gobierno francés anunciada el 20 de noviembre de 2014 ver aquí de proceder a la compra de 12 aviones que serán configurados al modelo Multi Role Tanker Transport (MRTT) en la factoría de Airbus Defence and Space en Getafe (Madrid). En esta factoría, precisamente, se halla aparcado pendiente de venta el prototipo que resultó ganador en el programa para el nuevo avión de repostaje en vuelo y de la USAF y que, por consideraciones de política interna, la Administración Obama anuló, otorgando el contrato por 179 aviones KC-46 a Boeing ver aquí. Pues debido a una serie de incidentes técnicos casi seguidos entre 2013 y primeros de 2014 el Ministro de Defensa Morenés dio instrucciones el 24 de marzo de 2014 al Jefe del Estado Mayor del Aire para que elaborase un plan de renovación de la flota de aviones de transporte estratégico que pusiese el énfasis en las necesidades operativas del Ejército del Aire (EdA) en cuanto a reabastecimiento en vuelo, transporte de personal militar y material y, de forma secundaria, en el transporte de las altas autoridades del Estado en sus desplazamientos al extranjero. Actualmente, el EdA dispone de cuatro B-707 adquiridos en 1988 y 1989 en el Grupo 47 ver aquí dedicados a transporte y repostaje en vuelo y cinco Falcon 900B y dos A-310 en el Grupo 45 ver aquí adquiridos a  partir de 1988 y en 2003 respectivamente para misiones VIP, ambos con base en Torrejón de Ardoz (Madrid). Hay que destacar que los B-707, que se encuentran al límite de su vida operativa, fueron empleados extensamente durante la guerra en Libia en 2011 para apoyar el despliegue de cazas españoles y aliados desde la base aérea de Decimomanu (Cerdeña). Para reemplazarlos el EdA aspira a adquirir tres A-330MRTT destinados a transporte y reabastecimiento en vuelo, pero que también servirían para realizar misiones de transporte de la Familia Real y del Gobierno -también se realiza el traslado puntual de personal de Naciones Unidas por un acuerdo bilateral entre España y la ONU-. Para esta función también se está estudiando la sustitución de los Falcon 900B por un avión ejecutivo con capacidad para volar 10.000 kilómetros sin escala (un vuelo Madrid-Buenos Aires). En declaraciones recientes el Ministro de Defensa afirmó que los fondos no deberían provenir del Ministerio de Defensa –que realmente no tienen con qué afrontar los pagos que supone dicha renovación de la flota de aviones transporte-, sino de otros Departamentos ya que desarrollan misiones a favor de la acción del Estado en su conjunto; como si la Defensa no lo fuera así en si misma. Por otra parte, hay que indicar que dentro de los Programa Prioritarios de Armamento que heredó el gobierno actual se encuentra la adquisición al consorcio europeo Airbus de 27 aviones de transporte militar A400M que también disponen de capacidad de reabastecimiento en vuelo ver aquí, aunque el gobierno tiene la intención de vender a un tercer cliente al menos 13 aviones para poder financiar parcialmente la compra de la flota española y así cumplir los compromisos adquiridos con los socios del programa (véase en este punto Martínez Ruiz, A.: "El nuevo escenario de la industria de defensa", Revista de Aeronáutica y Astronáutica núm. 842, abril 2015, pp. 272-279, y las referencias allí citadas). Como vemos, de nuevo, el gobierno español se hace trampas jugando al solitario… y, de camino, pone en peligro la operatividad de la Fuerzas Armadas en el exterior y, en consecuencia, la seguridad nacional
Sobre el accidente del A400M el 9 de mayo de 2015, véase la entrada SE CAE UN A400M EN SEVILLA.

ESTADO DE LOS ARSENALES NUCLEARES DE LAS GRANDES POTENCIAS A MARZO DE 2015

Conforme a las obligaciones de información que les impone a ambas partes el Tratado de Armas Estratégicas de 8 de abril de 2010, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos ha hecho públicos los números de las tres variables principales de los arsenales nucleares que se comprometieron a reducir en un período de siete años, aunque la vigencia del tratado sea de diez años[1]. De este modo, a 1 de marzo de 2015 los Estados Unidos tenían operativas 1.597 cabezas nucleares en 785 sistemas de lanzamiento estratégicos desplegados entre cohetes balísticos basados en tierra (ICBM), cohetes embarcados en submarinos portamisiles (SLBM) y bombarderos de largo alcance, que son lo que limita precisamente el tratado START, para un conjunto de 898 sistemas desplegados y no desplegados. Por su parte, Rusia mantiene 1.582 ojivas nucleares estratégicas en 515 sistemas de lanzamiento y un total de 890 entre desplegados y no desplegados[2]. Aunque con variaciones puntuales en función de las fechas de observación y de los picos que pueden provocar la entrada en servicio o la retirada a los astilleros para reparaciones o modernización de uno u otro submarinos portamisiles –en el caso de los Estados Unidos son 24 cohetes por submarino y en el caso de Rusia 16 SLBM- estos números se acercan puntualmente a los que se acordaron en abril de 2010: un máximo de 1.500 ojivas nucleares para 700 sistemas operativos entre ICBM, SLBM y bombarderos y 800 sistemas entre desplegados y no desplegados. La comparativa con el semestre anterior está disponible en la entrada LOS ARSENALES NUCLEARES DE LAS GRANDES POTENCIAS A SEPTIEMBRE DE 2014.


[1] El texto del Tratado así como el protocolo anexo se puede consultar en la versión en inglés en: https://www.whitehouse.gov/blog/2010/04/08/new-start-treaty-and-protocol
[2] Estos datos se pueden consultar en la web del Departamento de Estado: http://www.state.gov/t/avc/rls/240062.htm

LOS PASOS HACIA LA INDEPENDENCIA ESTRATEGICA EUROPEA

El 27 de marzo de 2015 la Agencia Espacial Europea puso en órbita dos nuevos satélites del sistema de navegación espacial Galileo que complementan a los dos satélites que se inicialmente se perdieron en el lanzamiento anterior, pero que al menos uno de ellos ha sido reposicionado recientemente en su órbita correcta[1]. De nuevo, ha sido un lanzador ruso Soyuz 2.1b que despegó de la base espacial de Kourou, en la Guayana francesa, el encargado de llevar al espacio los satélites europeos construidos por OHB de Bremen, curiosa manera de entender el régimen de sanciones aprobado por el Consejo en julio de 2014 y ampliado en septiembre siguiente como consecuencia de la injerencia rusa en la guerra civil ucraniana. Pero, en esto tampoco los dirigentes europeos desmerecen la falta de coherencia político-estratégica de la que hace gala la Administración Obama en sus relaciones con Rusia. La puesta en servicio de la constelación de satélites Galileo, de la que dimos cuenta en la entrada del mes de noviembre LA INDEPENDENCIA ESTRATEGICA EUROPEA, garantizará a Europa una independencia estratégica de la que ahora mismo carece y, junto con la creación del mando de Transporte Aéreo Europeo y la entrada en servicio del avión de transporte militar A400M en las fuerzas aéreas de los principales Estados de la Unión Europea[2], pone de manifiesto que por fin se están dando los pasos necesarios para que Europa pueda adoptar sus propias decisiones estratégicas. Especialmente cuando los Estados Unidos carecen en la actualidad de un Kissinger, un Kennan y, sobre todo, de un JFK que sean capaces de tomar decisiones que impongan por encima de la conveniencia política puntual un régimen implícito basado en los principios generales del Derecho de los Estados civilizados –es decir, de las potencias occidentales- para el mantenimiento de la estructura internacional. Y esta capacidad de decidir de forma autónoma se torna imperiosa porque pronto se requerirá una entente cordial entre las grandes potencias que implicará un cambio profundo en el sistema internacional actual. Por eso, se equivocan los dirigentes de Washington, de Bruselas y de las disminuidas capitales europeas al enfrentarse con Rusia en su propio espacio de seguridad cuando el verdadero adversario de Eurasia y de los Estados Unidos no es otro que China. Una China que se autoproclama comunista, engrandecida por décadas de crecimiento económico al amparo de la globalización económica internacional y que actualmente trata de socavar la hegemonía occidental en todos los espacios de poder, pero preferentemente en la lucha por los recursos a escala mundial.



[1] “El programa europeo Galileo ya cuenta con ocho satélites de navegación en órbita”, Infoespacial.com, 30 de marzo de 2015, en http://www.infoespacial.com/?noticia=el-programa-europeo-galileo-ya-cuenta-con-8-satelites-de-navegacion-en-orbita
[2] Villalba Jiménez, A.: “Entrada en servicio del A400M”, Revista de Aeronáutica y Astronáutica núm. 840, enero/febrero de 2015, pp. 86-91.